Inyección en el punto gatillo

Sus dolores o espasmos musculares podrían deberse a uno o más puntos gatillo. Su médico puede optar por ponerle inyecciones en los puntos adoloridos, con el fin de relajar el músculo y aliviarle el dolor. La relajación del músculo puede facilitar los movimientos, lo cual le permitirá hacer ejercicios para fortalecer el músculo y ayudar a sanarlo.

¿Qué es un punto gatillo?

Un punto gatillo es un “nudo” duro y doloroso de fibra muscular, que puede formarse en el punto de tensión o lesión de un músculo; a veces, el nudo puede palparse debajo de la piel. El punto gatillo es muy sensible al tacto; el dolor puede irradiarse a otras partes del músculo afectado. Ya que son más vulnerables a las lesiones, los músculos que rodean a la rodilla, el omóplato u otros huesos son propensos a los puntos gatillo.

Torso de hombre donde pueden verse músculos superficiales de la espalda. Se muestran los puntos gatillo inflamados.

Las inyecciones

Cualquier músculo del cuerpo puede tener uno o más puntos gatillo. Es posible que cada punto requiera más de una inyección para lograr un mejor alivio del dolor. Estas inyecciones podrían administrarse en sesiones cada 1–2 semanas. En algunos casos, tal vez no sienta una mejoría notable de sus síntomas hasta después de la tercera inyección.

Corte transversal de piel y músculo con dos dedos que comprimen el músculo para insertar la aguja.
Las inyecciones en el punto gatillo pueden ayudar a relajar el músculo afectado y aliviar el dolor.

Riesgos y complicaciones posibles

Aunque los riesgos y complicaciones son improbables, pueden incluir:

  • Infección

  • Sangrado

  • Punción pulmonar (neumotórax)

  • Daños en los nervios

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.